La publicidad ha muerto, ¡que viva la publicidad!

header_PublicidadMuertaSe dice que la mejor forma de rendir tributo a algo que ya no está aquí, es siguiendo adelante, pero manteniendo vivo el recuerdo de lo que un día fue importante. Considero que esto es lo que terminaremos haciendo con la vieja publicidad.

Nos enfrentamos actualmente a una era en la que cada vez es más común escuchar frases como que la publicidad, tal y como la aprendimos y la conocemos, está cada vez más al borde de la extinción, confirmando nosotros mismos que ya nadie quiere saber de anuncios y publicidad, ni siquiera nosotros.

Aceptémoslo, ya estamos todos cansados de la misma publicidad, las mismas competencias entre las mismas marcas y las mismas “soluciones” a los mismos problemas, saturando medios que ya no vemos, anuncios en los que hace mucho dejamos de creer… seguimos viviendo en un ciclo interminable en el que las marcas quieren insistir en decirnos por qué, cuándo, cómo y dónde (e incluso con quién) podemos/debemos utilizar sus productos… ya es momento de despedirse de ese viejo rey, con viejas reglas que se niega a gobernar a un pueblo nuevo que, hace mucho tiempo, le dio la espalda.

No lo niego, somos publicistas, diseñadores, comunicadores y sí, esto significa que vivimos de la publicidad, lo cual significa que de nosotros depende si vamos a morir con el viejo concepto que veníamos conociendo o si estaremos entre quienes den un paso adelante para celebrar la larga vida de una era publicitaria que aún no conocemos y que aún no sabemos si sobrevivirá a una era tan cambiante como la actual. Es una era que está en nuestras manos descubrir y construir y no, no será un trabajo fácil.

Fue interesante escuchar en una conferencia a la que asistí recientemente, cómo varios de los expositores mencionaron y predicaron una nueva era en la cual las marcas dejaron de tener el control y pasaron los consumidores a ser quienes asumen el mando y nos dicen qué quieren y cómo lo quieren… ¿les estamos escuchando? Mientras muchas empresas cubren sus oídos e insisten en gritar 24/7 los mismos beneficios debemos comprender y abrir los ojos a la nueva Era Digital que ya está sobre nosotros, más acelerada y cambiante que cualquier otra revolución en la historia. Estamos atrapados en una era en la que las grandes agencias y empresas deben sí o sí evolucionar a un nuevo paso demasiado acelerado y demandante, corriendo el riesgo de dejar de dar a sus clientes lo que quieren y que entonces ellos inicien su propia empresa en la que sí den lo que una vez esperaban de nosotros.

La mala noticia es que ya no basta con tener redes sociales y un sitio web responsive… se trata de lograr estar 100% conectados, al igual que nuestros clientes, pero sin que ellos lo noten (¿Suena complicado no?) Es como dar un paso adelante para olvidarnos casi por completo de los mismos anuncios que venían funcionando, pero recordando que ya nadie cree en ellos, que nos lleve a pensar más allá, actuando y tomando decisiones sobre el eje en que ahora debemos hacer llegar nuestro mensaje a personas con nombre, apellido, gustos, intereses y PODER. Ya basta de considerar al “target” como masas y porcentajes.

No olvidemos que la Revolución Digital se caracteriza por tener personas y objetos conectados todo el tiempo entre sí, con suficiente poder como para destruir y construir cualquier cosa en cualquier momento con una palabra, dando así mayor credibilidad que nunca a lo que se dice de nosotros, que a lo que nosotros decimos de nosotros mismos. Las apariencias dejaron de engañar, el exceso de tecnología sí llega a agotar y se busca un balance perfecto entre avances tecnológicos y el toque humano que les recuerde sutilmente que el centro de todo ya no es consumir, ya no es el producto… ahora el centro son las mismas personas.

Muchísimas empresas empiezan a morir en el intento por conectar con estos clientes 100% conectados, bajo la errónea idea de querer continuar con el mismo mensaje que hace años en todos los medios y en las redes sociales de popularidad ¡ya está de más decir que esto no funciona! por ello, tanto nosotros como marcas, como los clientes que confían en nuestro trabajo debemos alejarnos de la publicidad tradicional y acercarnos a la nueva era. Esta Revolución Digital ya existe y está en un permanente cambio, sin embargo muchos sí van saliendo a flote y gracias a ellos se pueden hoy en día recopilar algunos consejos de expertos, conferencias, publicaciones y artículos sobre la reinvención de la publicidad, los cuales deseo compartir con ustedes esperando les sean de tanta utilidad y motivación como sea posible:

  1. Ya nadie quiere lo mismo… 
    Cada vez se hace más necesario que cambien los mensajes, las acciones, la forma de llevar a cabo los negocios e incluso las vías de comunicación. Estamos en una era en que todo es instantáneo, en que las ideas (lejos de agotarse) empiezan a parecer recicladas y los mensajes nuevos que rompen con lo tradicional logran atraer más miradas, reacciones y contenidos que los mismos mensajes de siempre (sin importar de dónde vengan)… De vez en cuando está bien poder ponernos de cabeza para buscar nuevos caminos.
  2. El poder y el control ya no lo tenemos nosotros 
    Aceptémoslo, de no ser por nuestros consumidores nuestra marca, producto o servicio no existiría y hoy en día, además de tener que reconocer este poder, debemos dar a los clientes el protagonismo, con el poder de decisión suficiente como para demostrarles que estamos aquí NO gracias a ellos, sino PARA Y CON ellos. Grandes empresas han llevado a cabo ambiciosos proyectos en que dejan todo en manos de sus mismos consumidores, permitiendo que sean ellos quienes les ayuden a construir la marca y los resultados nunca dejan de sorprender.Lego Ideas
    My starbucks idea
  3. Los medios ya no son independientes unos con otros
    Debemos dejar de pensar en digital y análogo como dos cosas diferentes y empecemos a abrir los ojos a esta nueva era en que TODO está conectado entre sí… lo mismo debe suceder con nuestro producto o servicio. No contar con una tienda en línea ya no es impedimento para digitalizar experiencias (y viceversa).
  4. Pensamiento global sin importar el tamaño de nuestro negocio
    Un buen ejemplo de esto es Herschel Supply, que desde Canadá, en pocos años, han conseguido más de 700,000 seguidores en Instagram y han logrado hacer de su marca un hermoso placer visual que incluso llegas a sentir que necesitas, pagando a personas en todo el mundo por utilizar y promocionar sus productos a través de hermosas fotografías bajo el #WellTravelledHerschel Supply Company
  5. Si no lo hacemos nosotros, alguien más lo hará
    Es tan alto el nivel de demanda, compromiso y poder que tienen los consumidores sobre las marcas, que muchos empiezan a responder muy positivamente a las mismas. Ejemplo de ello es My Girls, de Adidas, en la que incluso pasó a un segundo plano la promoción y venta de sus artículos (aunque obviamente sigue presente) y tomaron el protagonismo las historias reales de mujeres que practican deporte con la que sus consumidores sí se pueden sentir identificados, conectando así a la marca con historias y necesidades de mayor cercanía y realismo. Construyendo así una más transparente y mejor relación entre marca-consumidor.My Girls Adidas
  6. Evolucionar vs Unirnos a la revolución
    Nuestro producto o servicio no llega a estar obsoleto a menos que dejemos de llevar el paso de la revolución a la que nos enfrentamos. No solo debemos utilizar la tecnología para hacer las mismas cosas de siempre, pero con más información y datos… aprovechemos todo a nuestro favor para ir muy adelante del resto. Revolucionemos y reinventemos nuestra propia marca permanentemente y sepamos responder a nuestro favor ante cualquier oportunidad o amenaza que se nos presente.

  7. Poder! poder! poder!
    Demos el poder a nuestros consumidores, demos poder a sus ideas y transmitamos mensajes con poder, que dejen de ser simplemente los mismos mensajes en que hablamos sin parar sobre nosotros mismos. El poder y los beneficios de esta decisión vendrán por sí mismos si hacemos las cosas bien. Buen ejemplo de ello es Justfab, dando a sus consumidoras la ventaja casi imposible de creer de comprar cualquier artículo que deseen por una membresía mensual… Su crecimiento ha sido sorprendente en los últimos años, o el caso de Always, que incluso se hizo viral y ganó muchísima aceptación después de dar un nuevo y poderoso sentido al concepto #Likeagirl.JustFab

  8. Se vale romper con todo lo que hemos dicho sobre nosotros mismos
    Estamos en una era en la que los cambios son cada vez más constantes y esto debe aplicar también para nuestra marca. Estar siempre en fase Beta es algo que nos permite dar nuevos pasos, tomar caminos que posiblemente nunca imaginamos tomar y arriesgarnos… Reinventarnos puede ser la única forma de no morir y ser devorados por la revolución. Escuchemos y conozcamos a las personas que creen en nosotros, incluso a las que no, y sabremos qué decir.

Por último… no nos dejemos intimidar, que en nuestras manos está si lloramos la muerte de la publicidad o nos inventamos una muy larga vida para esta interesante y retadora nueva era.

Anuncios

¿Realmente el cliente siempre tiene la razón?

Existe una muy delgada línea entre “El cliente siempre tiene la razón” y “hacemos lo que sea que el cliente diga, sin importar lo absurdo que sea” de la cual se ha tendido a abusar en nuestro medio, quizás a causa de la conveniencia para evitar perderlo o como una forma de no complicarnos la vida iniciando una agotadora batalla para hacerle entender por qué lo que el cliente quiere puede ser mejor o es equivocado.. ¿qué nos ha traído hasta este punto?

Como freelance siempre busco involucrarme en proyectos y clientes con los que realmente ame y disfrute trabajar, después de todo, mis freelance son mis proyectos personales, trabajados en mi tiempo libre después de la agencia de publicidad en que trabajo, así que si es mi oficio de segundo tiempo definitivamente lo tengo que disfrutar. Esto se ha convertido en una buena ventaja, desde el punto de vista que al disfrutar y amar las marcas que confían en mí y en mi trabajo, se construye una confianza recíproca que permite una verdadera integración y trabajo en equipo con mis clientes, que sin lugar a dudas nos lleva por buen camino a ambos.

Sin embargo, en publicidad esta premisa de “trabajar en equipo” a veces pareciera distante, opacada quizás por el miedo a perder los clientes o dar demasiado sentido de necesidad al hecho de que, después de todo, son quienes pagan el sueldo y mantienen en pie el negocio. Necesito que nos detengamos un momento en esa errónea idea, que analicemos lo que estamos haciendo, porque no hay forma de salir ganando de una “batalla” en la que se deja la batuta completa a merced de la otra parte. Tener un cliente no es trabajar para ellos y su voluntad a ojos cerrados.. trabajar de esa manera se convierte en una relación masoquista, como alguien que no deja a su pareja aunque le trate mal y le ponga en la peor posición, con tal de evitar quedarse solo… ¡vamos, es lo mismo!

Tener un cliente, lejos de ser simplemente un día a día, debe ser un verdadero trabajo en equipo en busca del ideal de que tanto ame el cliente nuestras ideas que las respete, las escuche y las valore… un ideal en que tanto amemos las marcas que nos confían que les demos siempre lo mejor y nada menos, sabiendo que tenemos total y completa confianza con el cliente como para poder decir “no es esto lo que tu marca necesita”. Es un respeto entre cada una de las partes que se hace irrompible, inquebrantable y lo suficientemente sólida, como para saber cuándo se equivoca el cliente y cuándo nos equivocamos nosotros. De esta forma no hay cómo salir perdiendo, ni cómo vivir con el constante temor que decir “no” significará una ruptura… ¿Acaso no suena mejor esto?

Si la publicidad está muriendo en la forma en que década tras década se ha venido conociendo, quizás sea porque como agencia se comete el temor que “para evitar que la cuenta se vaya a un estudio/agencia independiente se le satisface cualquier antojo”…  alejémonos de la humillación, del maltrato, del temor a perder y del masoquismo. Empecemos a pensar en equipo, a respetar a quienes trabajan con nosotros, a amar tanto lo que hacemos que no dejamos que las malas ideas, malos conceptos y malas ejecuciones pongan mano sobre lo que tanto el cliente como la agencia ha luchado tanto por construir. Es necesario que de nuevo las agencias amen sus marcas y a sus equipos… ¡y sí! puede ser que a veces no sea malo pensar que el cliente sea un estúpido.. después de todo, si tenemos una relación sólida y honesta con nuestras marcas lo que mejor podríamos hacer es educar a los clientes para que también posean una relación así de sincera con la marca que llevan y aprender en equipo para darle única y exclusivamente lo mejor a esa marca, a ese “hijo” que se tiene entre agencia y cliente (si así se le desea llamar).

¿Exagerado? ¿Demasiado poético?.. tal vez.. pero acertado.

A largo plazo decir “sí” a todo lo que el cliente pide, sin importar que nos coloque en un papel de abusados, jamás nos va a permitir salir vivos de ahí, ni a quienes lo hacen, ni al equipo involucrado en el abuso y es por ello que probablemente cada vez sea más común ver a clientes enormes acercarse a estudios y agencias independientes que no se ponen de rodillas para seguir instrucciones, sino que se integran como equipo para liderar y llevar al mejor lugar a cada cuenta que confía en ellos, como una especie de agradecimiento recíproco, por la confianza y comunicación existente de ambas partes. Es algo tan simple como evitar que el “hacer lo que sea que quieran” nos oblique a colocarnos en una posición aún más peligrosa, en que corremos incluso el riesgo de caer en un abuso y falta de respeto hacia las personas que están detrás de cada proyecto trabajado para ese cliente que siempre pide lo que sea y aún así siempre se le complace sin opinar, ni sugerir.

Hagamos que la publicidad vuelva a amar lo que hace, que vuelva a amar a sus cuentas y se enamoren de ellas… que olviden el absurdo temor de decir “no”, porque no hay miedo más absurdo que ese.. ¡Ya basta! Seamos equipo, dejemos a un lado ese pánico de perder y empezaremos a ganar. Si esto no cambia los clientes seguirán partiendo hacia rumbos más independientes y seremos nosotros (clientes, diseñadores y estudios) los que quedemos, los que sí amamos y respetamos a las marcas que se nos acercan, los únicos que sobreviviremos y saldremos victoriosos.

Pinterest, ¿Ideal para portafolio o no?

Unos meses atrás hablábamos sobre por qué tener un portafolio en Behance, analizando los pros y contras para darse a conocer como diseñador o creativo en dicha red. En esta ocasión retomamos el análisis a sitios para tener presencia profesional enfocándonos en Pinterest. Famoso por el contenido muy chic, la rapidez y facilidad para compartir gustos e intereses y la popularidad que ha ganado en los últimos años, ha ido atrayendo a múltiples marcas y artistas como un sitio para dar a conocer sus trabajos, servicios y más, pero ¿realmente es Pinterest el sitio en que debemos estar?

BannerPinterest

Antes de empezar debemos hacer a un lado el hecho de si es o no un sitio de tendencia, recordando que siempre debemos tener definido hacia quiénes vamos, quiénes somos y por qué. Solo así podremos definir en qué redes sociales debemos tener presencia y en cuáles no, pensando siempre en que favorezca a la construcción de nuestra imagen. Como hemos dicho en repetidas ocasiones, somos una marca y debemos actuar siempre como tal.

Pinterest ha ganado millones de usuarios en todo el mundo y se ha logrado posicionar como una de las más populares redes de inspiración, principalmente en moda, proyectos DIY, diseño, recetas y más. Basta dar un breve vistazo por la página principal para darnos cuenta que todo pareciera seguir una misma tendencia entre lo chic y minimalista, es en pocas palabras una galería de inspiración que la mayoría hemos utilizado para compartir nuestros gustos e intereses y conocer los del resto de mundo, a través de imágenes. Así de simple. 

La popularidad de Pinterest  probablemente se deba a la facilidad con que compartimos lo que nos interesa sin necesidad de tantos pasos, ordenando desde boards con imágenes de cachorros, hasta referencias de packaging, arte y diseño, por lo que debemos tener totalmente claro si el contenido que nosotros generamos responde al tipo de contenido que encontramos en Pinterest. No basta solo con decir que son proyectos de diseño o creatividad, sino que deben ser lo suficientemente atractivos y claros visualmente para impactar y motivar a ser compartidos, sin tanta explicación. Debemos motivar a ser compartidos sin decir una sola palabra. Recordemos que en nuestro recorrido por el sitio vemos imágenes, todos compartimos rápidamente lo que nos va gustando y lo hacemos casi siempre sin leer, sin visitar los links. Lo hacemos porque nos impacta, para dejarlo a la mano y demostrar a los demás que nos gusta (Qué tanto visitamos, buscamos e investigamos detrás de cada pin depende siempre del impacto y del tiempo con que se cuente durante y después de ver la imagen).

Sí podemos estar en Pinterest como diseñadores y creativos, pero sí y solo sí nuestros contenidos son respondidos con “necesidad inmediata de ser compartidos”, guardando el estilo de los contenidos que son compartidos todos los días por millones de usuarios. Para ello, después de una investigación y análisis por los boards artistas que utilizan Pinterest como un portafolio para dar a conocer su trabajo, se puede resumir las siguientes recomendaciones para hacerlo ideal, con un uso que nos favorezca a crecer y darnos a conocer como artistas:

1. Seamos directos, colocando pocas imágenes en muy buena calidad que hablen de nuestro trabajo.
2. Describamos brevemente nuestros proyectos, utilizando links cortos y solo la información más relevante.
3. No nos limitemos a compartir solo proyectos propios. Aprovechemos los boards para compartir nuestros propios gustos y los artistas o tendencias que influyen en nuestro trabajo.
4. No publiquemos lo mismo que en nuestro portafolio principal. Ya sea que utilicemos principalmente una fanpage, sitio personal, tumblr o behance, recordemos que Pinterest tiene un uso y posicionamiento más exclusivo, entonces hagamos que quienes nos sigan sientan eso mismo de nuestro perfil. Seleccionemos solo algunos proyectos, publiquemos imágenes diferentes o publiquemos algunos exclusivos en Pinterest. Se trata de tener personalidad y actitud acorde a cada sitio, para sacar el máximo provecho a la forma en que los usuarios responden en cada uno. Después de todo, si en todas nuestras redes decimos siempre lo mismo no motivaremos a seguirnos.
5. Cataloguemos bien nuestros proyectos aprovechando un buen posicionamiento en las categorías que el sitio nos ofrece, así haremos más fácil ubicar nuestro trabajo.
6. Sigamos boards y artistas relacionados a nuestro estilo y gustos, así seremos un referente para encontrar más inspiración al mismo tiempo que logramos expander nuestro círculo en Pinterest.

Conozcamos y definamos hacia dónde queremos llegar y definiremos así qué sitios se adaptan a lo que estamos buscando y nos adaptaremos a nuestro favor al uso y ventajas de cada sitio en que decidamos tener presencia. Olvidémonos de tendencias, no a todos puede funcionar y responder de la misma manera todos los sitios, se trata de saber a dónde llegar y cómo.

Reinventarnos o morir en el intento

¿Qué tanto debemos reinventarnos? Vivimos en un mundo en constante actualización, sumergidos en un medio en el que nuestro éxito y supervivencia depende de la constante reinvención y aceptación de nuevos retos, que refresquen nuestros conocimientos y los trabajos que ofrecemos al mundo, pero ¿estamos conscientes de la importancia detrás de esta reinvención?

Con frecuencia se suele confundir la delgada línea entre tener un estilo definido y hacer constantemente lo mismo, pero ¿por qué? Quizás basta con dar un vistazo con frecuencia a nuestros proyectos de algunos meses o años para poder analizar qué tanto hemos desarrollado nuestro estilo y asegurarnos de no quedarnos estancados en el intento y es que cada vez se hace más necesario estar en una permanente evaluación que nos haga exigirnos más a nosotros mismos para ir más allá de lo que nuestra propia técnica o estilo presenta ante nosotros.

Desde hace algo de tiempo me he llegado a encontrar ante artistas y diseñadores que dejan una muy buena primera impresión, dejan ganas de ver más sobre su trabajo y en el momento en que les empiezo a seguir el paso pierdo ese “enamoramiento a primera vista” que me habían dado, empezando a encontrarme con trabajos que siempre lucen igual y no puedo evitar detenerme y analizar ¿por qué no pasa esto siempre? ¿acaso hay una receta para no perder el enamoramiento? Puede que sea una comparación muy simple, pero efectiva y es que al igual que en un noviazgo, como artistas estamos involucrados en una relación que puede o no ser a largo plazo con nuestros seguidores y espectadores y dicha relación va a depender enormemente de qué tanto logremos trabajar en los detalles, en el constante enamoramiento y en la solidificación de nuestro papel en dicha relación.

BannerReinventarse

Si lo pensamos, cada cliente debe enamorarse de nuestro trabajo para decidir trabajar entre nosotros y no con tantos miles de diseñadores en el medio, entonces ¿Qué le vamos a ofrecer para que se quede por más tiempo? Exijamos más de nosotros mismos, salgamos de nuestra zona de confort y atrevámonos a tomar nuevos retos, a ilustrar o diseñar sobre temas que nos puedan parecer demasiado complejos o imposibles de plasmar, a crear proyectos propios y a no detenernos. Si dominamos la figura humana combinémosla con lo abstracto, si estamos a gusto con una paleta de color y la vemos demasiado en nuestros proyectos, atrevámonos a trabajar en blanco y negro. Es decir… ¿Por qué no? Si nos hiciéramos esta pregunta con más frecuencia veríamos una constante reinvención propia que lograría no solo llamar la atención, sino también la capturaría y la mantendría por más tiempo hacia nuestro trabajo. Después de todo somos que somos como una marca, si siempre hacemos lo mismo y dejamos de evolucionar ¿realmente estaríamos haciendo las cosas bien? Vale la pena hacernos esta pregunta cada cierto tiempo, analizar nuestro trabajo y obligarnos a la reinvención, porque solo ello nos salvará en este medio tan cambiante.

Color y nuevo estilo de Andrés Maquinita

Las tendencias y estilos de ilustración son tantas que descubrir un estilo que realmente sea único, ya sea propio o en alguien más, se hace cada vez más complicado, pero las herramientas, paletas de color, técnicas y mucho más influye en artistas que hacen uso de su creatividad y logran encontrar su estilo y ofrecer algo diferente a la vez.

 

cesar

 

141142e78a360fef4594b175fefb2dcf

 

Este es el casos de Andrés Maquinita, quien desde Bogotá, Colombia, crea personajes a los que da vida a través de historias de fondo que les llena de personalidades y actitudes únicas. Su estilo y técnica dan como resultado “creaciones mutantes” tan llenas de color, cargados de fluidez y movimiento a través de una clara influencia orgánica que se refleja hasta en el último detalle de sus personajes.

 

1 Bakanica 24 x 28,5

24ef434f74c482a6494babcaf54bf1a1

1 Bakanica 24 x 28,5

 

 

LAMAQUINA

LAMAQUINA

 

Todo ilustrador sabe que la paleta de color es determinante y es interesante ver cómo, sin utilizar los mismos colores en todos sus personajes, Maquinita logra mantener unidad en el color de los mismos y dar una personalidad totalmente diferente a cada uno. En sus trazos y detalles se refleja el buen dominio en su técnica, con la cual ha llevado su trabajo a lugares como NYC, Los Ángeles, Miami, Francia, Barcelona, South Korea, Iran, Moscow, entre otros y ha influenciado a muchos artistas y diseñadores en todo el mundo. Vale la pena darse una vuelta por su portafolio.

Pueden conocer más sobre el trabajo de Andrés Maquinita en: Fanpage // Behance

 

proyecto 2

01b045ab0f798261ba7094b2abba8120

Print

Print

vsvsvsvs

c3bc3a62bd98148a0944808db9ae271b

 

siluetas

micocintadacing

micocintadacing

 

siluetasImágenes obtenidas de https://www.behance.net/Maquinita

La excelencia detrás del talento de [viiczar]

0109

 

Hace unos meses tuve la oportunidad de asistir a la Expo de Realidad Aumentada de Capiusa, en Guatemala, me detuve frente al primer artista que estaba formando parte de la expo y pensé “Necesito saber mucho más de él”. La obra era de Viiczar y ese día escuché comentarios muy positivos a su trabajo, incluyendo observaciones de grandes diseñadores e ilustradores diciéndome que no lo perdiera de vista; precisamente al volver a encontrarlo en PKN4 confirmé que la grandeza, el talento y la excelencia se nota en los artistas como él a simple vista.

02

 

Resulta interesante ver cómo con una carrera de 3 años en la ilustración en Guatemala Viiczar ya ha alcanzado niveles admirables en su técnica y ha llevado su trabajo a Colombia, India, al mismo tiempo que cada vez más diseñadores, no solo guatemaltecos, empiezan a dirigir la vista hacia su trabajo. Es la combinación interesante entre un toque de frescura, una muy buena técnica y paletas de color cautivantes lo que logra precisamente lo que él dice buscar: “hablar a través de un dibujo” y considero que no es solo suerte o casualidad, es un verdadero talento, con mucho trabajo detrás, el que está ofreciendo grandes proyectos, demostrando al lado de más talentos emergentes que Guatemala sí puede ser un verdadero referente del diseño y la ilustración.

“Es algo que hago desde muy pequeño y descubrí que esto era lo que quería hacer cuando logré comprender que a través de mis ilustraciones puedo llevar mensajes positivos a los demás” Es así como Viiczar describe el amor a primera vista que sintió entre su trabajo y él, pasión que definitivamente se ve reflejada en cada uno de los proyectos en que está involucrado, siendo quizás el más importante (por el momento) el [viiczar] Calendar, que poco a poco ha atraído a más artistas, convirtiéndolo en un vehículo para dar a conocer el talento y estilo de los artistas que forman parte de él, funcionando como una plataforma que impulsa a los artistas de forma auténtica.

07 08

 

Al hablar con Viiczar sobre su estilo, lo describe de cierta forma como la búsqueda de la percepción y es por ello que ofrece abanicos de significados en sus ilustraciones, partiendo de experiencias que podemos o no descifrar, pero siempre nos dejarán con ganas de más y es interesante la forma en que él percibe las interpretaciones a su trabajo, mencionando que  “… lo que me gusta es escuchar cómo las personas le atribuyen conceptos a cada una de las piezas y en ocasiones mucho de lo que perciben suele unirse con la intención original con la que lo creé” haciendo de esto una de las motivaciones para continuar sorprendiendo, motivado con hacer las cosas con excelencia, marcar una diferencia, apoyar y ser un ejemplo positivo.

05 06

 

¿A dónde quieres llegar como Viiczar? “Estoy replanteando cada una de mis opciones, pero algo que tengo muy claro es que sueño con realizar proyectos que hagan un cambio significativo y ayuden a inspirar a nuevas generaciones (no es que ya sea grande de edad, pero si la pregunta la planteo respondiéndola en 5 años creo que ya habrá una nueva generación en proceso)… sueño con poder marcar la diferencia y trazar un camino de oportunidades para nuevos talentos”

Ese camino lo está trazando, dejando una huella que deja con ganas de seguirle el paso de cerca, para no perderse nada de lo que pueda ofrecernos de aquí en adelante, esperando que realmente logre cautivar y hacer grandes cada uno de sus proyectos. Actualmente le hemos visto formando parte de proyectos como:

  • Colectivo SPECIES: organizado por Animal (New Delhi India).
  • 2da. Exposición de realidad aumentada de la Capiusa.
  • Pechakucha Guatemala, edición 04
  • Subasta Capiusera a Beneficio de McDíaFeliz
  • Y [viiczar] Calendar para el año 2015 (edición 3), actualmente en proceso

Y no hay duda alguna que vendrán nuevas ideas con él.

Si desean ver más de su trabajo, pueden seguirlo en: Facebook // Behance

1 legal_portada 03 04

Alcanzar el éxito como freelance

En nuestra profesión todos tenemos la ventaja de formar parte de una agencia o empresa y trabajar paralelamente, por nuestra cuenta, como freelances, pero ¿realmente aprovechamos esta ventaja para utilizarla adecuadamente a nuestro favor?

Si bien no existe una receta para ser un freelance perfecto volviéndonos millonarios en un tiempo definido, sí hay claves y consejos que los expertos recomiendan y que, aplicándolos adecuadamente influyen para alcanzar el éxito…. Después de todo, es lo que todos obviamente queremos. Antes que nada, es importante recordar que el ideal de lo que buscamos como freelances debe estar definido desde el inicio, como una especie de meta y los consejos en este post parten de experiencias, conversaciones con colegas e investigaciones para ir aprendiendo un poco más sobre el arte de “freelancear”.

 

¿Por dónde empezar?
Al igual que como trabaja cualquier empresa, debemos vernos a nosotros mismos como marcas… Marcas que deben tener siempre definido el target, el ideal de clientes, los servicios, beneficios y diferenciadores que ofrecerá a quienes les contraten, objetivos, plan de negocio y mucho más. Una marca no puede sobrevivir sin identidad, ni valor único que ofrecer a los clientes o sin tener un rumbo del negocio al que se dedica y lo mismo sucede con nosotros.

Tener definidos estos aspectos nos facilitará la toma de decisiones, definición de estrategia y medios para vendernos, porque si somos una marca no solo estaremos de pie esperando a que los clientes nos noten, sino que tendremos definido a quiénes llegar, por qué y cómo, logrando una ventaja real ante la competencia y otorgándonos valor como profesionales.

 

¿Cuánto cobrar?
En mi opinión, nunca habrá un tarifario que sea realmente perfecto para todos los diseñadores, ya que el precio que nosotros damos a cada uno de nuestros servicios debe responder a nuestros propios intereses y valor que damos a nuestros proyectos.

Al definir nuestro tarifario busquemos equilibrar el tamaño del cliente con el tiempo real que nos llevará ejecutar el proyecto, tomando en cuenta las herramientas, los costos que nos representa y todos esos puntos que deben, obviamente, ser remunerados con ganancia hacia nosotros, de tal forma que sea justo con el cliente y con nuestro trabajo.

Uno de los errores más comunes sigue siendo sentir pena por cobrar mucho por un proyecto y, para evitarlo, optar por cobrar cantidades bajas que hacen que terminen trabajando más de lo que en realidad recibieron. Eviten este error y definan sus precios, en rangos, para saber cuánto cobrar y cuánto regatear, si no les pagan lo que solicitan y saben que eso les afectaría, en mi opinión, siempre recomiendo no tomar el proyecto.

 

Profesionalismo
Una vez definan sus precios lleven siempre a la mano el tarifario, pero atención, porque NO deben dar nunca precios de inmediato a los clientes. Cuando den precio por sus servicios nunca respondan como texto a un mail, un mensaje o, mucho menos, en una conversación, siempre esperen un tiempo prudente y respondan detallando los servicios que ofrecen con una cotización (no tienen idea de la cantidad de clientes que he logrado ganar gracias a esto). Apliquen el profesionalismo en correos electrónicos, reuniones y en cada detalle posible. A ningún cliente le gusta ver que su dinero y su proyecto está en manos de un inexperto.

 

Cuidarse las espaldas
Lamentablemente nunca faltan los clientes que querrán aprovechar y salir ganando de alguna forma con nuestro trabajo pagando lo menos posible, esto afecta enormemente al momento de los cobros y entregas de materiales finales. Por ello, una técnica muy recomendada y que me ha servido de experiencia, es establecer las reglas del juego, definiendo porcentajes de anticipo, formas de pago y entrega de materiales finales, de esta forma nos aseguramos de no trabajar en vano, ni perder en el negocio.

 

Agenda ocupada
Como freelance el ideal es que nuestra agenda siempre esté cargada de proyectos y nuevos clientes, pero ¿qué pasa si de pronto nos encontramos en una mala temporada y llevamos meses sin trabajo? En este caso, nunca lo decimos.

Imaginen este panorama: llaman ustedes a un restaurante para hacer una reservación y la señorita les responde “no se preocupe, nadie ha estado viniendo al restaurante, estará vacío y le atenderemos con gusto”. Lo único en lo que podrían pensar a partir de ese momento es en la posibilidad de cambiar de lugar, porque debe haber alguna razón negativa por la que ya nadie visita el lugar. Esto mismo sucede con nosotros como freelance, por ello nunca debemos decir que no estamos trabajando, siempre es importante decir “tengo varios proyectos en cola, pero por supuesto que trabajaré con usted” y “tengo que revisar mi agenda para este proyecto” y más cosas que, sin exagerar, demuestren que somos buenos y, por ende, tenemos demanda.

 

Definamos nuestros servicios

Como freelance tenemos la ventaja de poder trabajar de una forma versátil, en varias ramas de negocio, pero profesionalmente siempre debemos tener definidos nuestras fortalezas y debilidades, para saber qué tipo de proyectos tomaremos.

Si nuestra experiencia está en editorial y no tenemos conocimiento para fotografía, por ejemplo, sabremos que no debemos tomar un proyecto de fotografías en un evento solo porque necesitamos el dinero. Todo habla de nuestro trabajo y de nuestra calidad como profesionales, hagamos que todo sea un reflejo de excelencia que nos haga ser recomendados.

 

Que nuestro trabajo nos recomiende
Ya entendimos el punto anterior, ahora apliquémoslo a todo. Hay proyectos en los que se comete el error de “regatear para que nos den el proyecto, pero lo hacemos con menos amor a los detalles”… NO hagan esto. Como lo mencioné antes, si no pagan por la calidad de nuestro trabajo, no sacrifiquemos nuestra calidad por un poco de dinero, así de fácil.

Cada proyecto que realizamos debería ser digno de estar en nuestro portafolio, por ello aceptamos cada proyecto después de todo y por esto es necesario que siempre trabajemos con la misma calidad y cuidado de los detalles, ya que no sabremos cuándo o quién pueda ver un proyecto y pregunte por nosotros para trabajar con él, nadie quisiera que pasara todo lo contrario con un proyecto que aceptamos y trabajamos sin motivación alguna.

 

Los tiempos son la clave
Organicen su tiempo, sean profesionales y constantes, si trabajan en una agencia y cuentan con poco tiempo libre no tomen demasiados proyectos a la vez, porque esto inevitablemente los llevará a no poder cumplir con tiempos de entrega, que luego motiven a los clientes a no desear trabajar de nuevo con ustedes. Definan con anticipación sus tiempos de entrega y el tiempo que les llevará ejecutar el proyecto y luego respétenlos hasta cumplirlos. Dará buenos comentarios de su trabajo y les ayudará a tener disciplina.

 

Por último, no regalen su trabajo

Nadie ha alcanzado la grandeza haciendo de gratis aquello en lo que es realmente bueno y esta ley aplica también en nuestro medio. No importa el proyecto, no lo hagan gratis, porque así estarán continuando con el círculo vicioso de desvalorizar nuestro trabajo, empezando por nosotros mismos.

 

Si bien hay más consejos y estrategias efectivas como freelance fue importante enfocarse en estas, por la influencia e impacto que tienen al trabajar independientemente. Transmitiéndolas con el objetivo de brindar un panorama que les brinde confianza y más conocimientos que, obviamente, se irán ampliando aún más con la experiencia. Lo dije al inicio, no hay un manual definido para un freelance perfecto, ese manual solo nosotros podemos definirlo y nos aplicará exclusivamente a nosotros, a nadie más, porque somos marcas y cada marca tiene su propia estrategia para el éxito, de nosotros depende cómo lo lograremos.