Tomar un poco de aire siempre es bueno

Muchas veces como diseñadores nos vemos sumergidos en el día a día, donde pasamos frente a una computadora acompañados de nuestra música, colegas, nuestros necesarios programas de diseño, cuadernos de bocetaje, entre tantas otras cosas que se convierten en la esencia de lo que hacemos cada día. Parte de las consecuencias de amar lo que se hace es poder hacerlo continuamente sin que se convierta en cansancio o fatiga para nosotros, ya el diseñar forma parte clave de lo que somos y nos encanta vivir con ello, pero ¿Alguna vez nos tomamos el tiempo de tomar un poco de distancia por un breve período de tiempo y tomar un poco de aire?

No sé si siguen a lo que me refiero, pero es que realmente quiero hablar hoy (como primer post del año) de lo importante que es separarnos un instante del día a día para ver o hacer algo completamente diferente.

Me atrevo a decir que todos hemos escuchado al menos una vez que parte de los principales consejos para continuar alimentando la creatividad para nuestro trabajo es escuchar nueva música, conocer nueva gente, asistir a eventos, entre tantas otras cosas que muchas veces no les damos el valor o tiempo para hacerlo. Personalmente me considero adicta a mi trabajo, es en donde encuentro realmente mi pasión, mi hobbie y mi forma de expresarme, pero últimamente al tomar mis vacaciones alejada de la computadora me permitió no solo prestar atención a las nuevas y diferentes cosas que me rodean, sino también dedicar más tiempo a la ilustración, pintura e inspiración que para ser honesta considero que me permitió recargar las pilas para arrancar el año con las fuerzas necesarias, dedicando el 110% (o más) en mi día a día. 

Inténtenlo, en la agencia los últimos días del año empezamos como grupo a tomarnos un par de minutos al final de cada tarde para ver el atardecer, puede sonar hasta cursi, pero esto nos permite despejarnos y regresar por el tiempo que sea necesario frente al monitor con una vista despejada del RGB, con un nuevo aire.

Tomémonos unos minutos al día o antes de irnos a dormir para tomar inspiración, escuchar música, ver videos, salir, ver TV o lo que sea, pero hagamos algo diferente cada día para aprender algo nuevo, conocer algo que nos abra la mente a nuevas ideas o que simplemente nos divierta… realmente nos hará bien porque alejaría por un momento el estrés en que nos podamos encontrar, hasta creo que nos haría mejores. 

Diseños a mano de Andrey Shch

Creo que todos hemos tenido momentos en que nuestra creatividad nos invade y empezamos a necesitar tener una superficie para plasmar nuestras ideas, son esos instantes en que cualquier servilleta y lapicero funcionan perfectamente para lograr trazar algunas ideas que de forma espontánea llegan a nuestra mente.

Precisamente saber que he tenido momentos como esos es lo que hizo que me gustaran tanto los diseños hechos a mano de Andrey Shch, porque son espontáneos y sobre superficies de todo tipo, pero aunque yo haya hecho dibujos sobre servilletas estoy completamente segura que ninguno de ellos fue tan increíble como los de Andrey, porque para hacer este tipo de diseños se requiere de talento, paciencia, dedicación y sin duda mucha práctica.

Creo que una de las cosas que me encantaron de sus diseños son lo complicados que se ven y es que no parecen hechos a mano, son tan geniales que simplemente me dan ganas de tomar un cuaderno e intentar hacer algo genial. Además, que me encanta el hecho que la tecnología no se convirtió en el único espacio en que Andrey plasma sus diseños, por lo que me motiva a no abandonar ese interés por bocetar, ilustrar y diseñar en un cuaderno de vez en cuando.

Les voy a compartir algunos de los trabajos que más me gustaron, aunque sí admito que me costó elegir algunos para darles un adelanto de sus diseños entre tantos diseños increíbles de su galería.

Website de Andrey Shch | Flickr