Ya no quiero trabajar

Después de un largo año de trabajo, en una agencia de publicidad, me encontré de vacaciones, me senté en mi compu y recordé aquel día, que ya luce lejano, donde pensé “ya no quiero trabajar” y ahí, a partir de esa decisión, muchas cosas empezaron a cambiar para bien. No, no había quedado nunca desempleada (para mi fortuna), pero sí me había dado cuenta que necesitaba un cambio de enfoque urgente.

Desde el momento en que empecé a inclinarme por el diseño y la publicidad notaba que era algo que amaba hacer, cada detalle, la influencia, la necesidad de no dejar de aprender nunca… todo se convirtió en un conjunto que llegue a adoptar con pasión, hasta que empecé a “trabajar”, levantándome temprano y esperando la hora de salida, sin disfrutar todos los proyectos y momentos que se daban entre las 8am y las 6pm. Ahí, sabía que necesitaba el cambio.

Fue un giro al que me costó adaptarme, pero dejé de trabajar y empecé a amar lo que hacía. Hoy, después de tener bastantes años de haber cambiado de enfoque veo hacia atrás y noto que el verdadero aprendizaje, la mejora en mi técnica, el cuidado de los detalles, mi profesión, todo ha ido para bien desde el momento en que amé tanto el diseño, la publicidad, el estrés e incluso los desvelos, como para salir del trabajo y retomar en casa mis proyectos personales, incluyendo este blog. Como para querer salir e ir a eventos para conocer a más personas en el medio… ha sido de las mejores decisiones que me han traído hasta aquí y espero me sigan moviendo, razón que inspira este post con que sentí urgencia de escribir.

Aquí, sentada en mi compu me pregunto e invito a reflexionar ¿Qué pasa si todos dejamos de trabajar y empezamos a amar lo que hacemos? Después de todo, es muy cierta esa frase de que “una vez se ama lo que se hace nunca más se tiene que volver a trabajar” y considero, con bastante certeza, que si todos llegamos a hacer lo que nos gusta, no por dinero, sino por pasión estaremos dejando un poco de nosotros mismos en cada proyecto, con tanta entrega que se verá retribuida con grandeza (Después de todo, es con lo que muchos soñamos) y nos encontraremos ante personas que jamás estarán hartas de su trabajo, que irán tras sus sueños, aunque suene poético, y se atreverán a más, a romper barreras, a trazar más metas y ser mejores en cada cosa que hagan.

Amar lo que hacemos, hacer lo que amamos.

Crecer, no solo nosotros, sino quienes nos rodean, contar con un equipo y reconocerles la entrega y el esfuerzo, actuar desinteresadamente para entregar todo de nosotros, comprometiéndonos a un 110% que damos por amor a lo que hacemos. Lo hermoso es que el dinero, el reconocimiento, la grandeza y la satisfacción que sentiremos al ver hacia atrás en cada año irá de la mano. De ahí y más me inspiré, después de un año en que vi proyectos en que estuve involucrada, ya sea que lo haya hecho yo, haya tenido participación, liderando o simplemente apoyando para que alguien más lo pudiera ejecutar y sé que hice bien al dejar simplemente de trabajar y empezar a hacer las cosas por amor a esta bendita, gratificante y aún así agotadora profesión. Después de esto, ¿Cuántos hemos dejado de trabajar?

El truco es ser más líderes que jefes

Todos hemos escuchado ese famoso dicho de que “se ganan más moscas con miel que con hiel” y creo que volverlo a leer hace poco y un par de situaciones que se han presentado en mi experiencia me motivó a tomarme unos momentos y analizar ¿Qué pasa si es así también en el trabajo? Pensemos… Tener personas a nuestro cargo nos pone siempre en una posición en que nos ganamos más responsabilidades y necesitamos con mayor prioridad ser organizados y tener un control de todo lo que hacemos tanto nosotros, como nuestro equipo, pero muchas veces actuamos sin pensar de qué manera queremos encargarnos de las personas que nos apoyan directamente.

Ante esto nos encontramos frente a dos caminos: Ser líder o ser jefe. Aunque no lo parezca la diferencia entre ambos caminos no es mucha, pero sí es clave y creará un abismo a largo plazo entre cada una de las opciones.

Siempre me ha parecido fascinante la idea de verme a mí misma como todo lo contrario a esa persona que da órdenes y se queda desde lejos y en área segura observando mientras su equipo libra la batalla por ella. Creo que me considero como esa que diseña estrategias y se pone al frente gritando ¡Vamos! y motivando con todas mis fuerzas ahí, en el campo de batalla, peleando al lado de mi equipo, “ensuciándome las manos” con ellos… después de todo, de otra forma creo que no amaría tanto lo que hago.

En la universidad se nos enseña los enfoques de administración de personal y motivación que podemos brindar cuando contamos con personas a nuestro cargo, enfocándonos en producción y pensando en brindar todas las herramientas necesarias para que nuestro equipo pueda desarrollar su trabajo y responsabilidades sin problema alguno, pero desde mi punto de vista, la efectividad y eficiencia se logra sí y solo si el personal está verdaderamente comprometido y motivado a utilizar las herramientas que les estamos brindando, a esto es a lo que se le llama el enfoque en recursos humanos o bienestar. ¿De qué lado estamos nosotros? Ambas formas de administración se complementan, pero la balanza según nuestro estilo y forma de actuar siempre habrá de inclinarse hacia uno de los dos lados, haciendo que la pregunta clave sea hacia cuál vamos a caminar.

Todos hemos tenido en algún momento de nuestra vida a ese jefe que no hace más que dar órdenes y órdenes ignorando por completo nuestra motivación y bienestar. Esto se ve reflejado incluso en la forma en que recibimos críticas, la actitud al hacer las cosas bien o mal y tantas otras pequeñas cosas que al final no hacen más que convertirse en una mala actitud que al llegar a cansarnos nos pide alejarnos de esa situación creando malestares y descontentos.

Tengo la dicha de tener en estos momentos a líderes que han creído en mí y a un equipo en que creo ciegamente, me gusta pensar que lo gané pensando siempre en ir camino a lo que quiero y en tomar en cuenta los sueños de quienes me rodean.

De nada sirve tener un ejército si no seguirán tus pasos con pasión, entrega y responsabilidad. De nada sirve ser jefe si no se sabe ser líder.

En fin… ¿De qué lado prefieren estar? Seguir o ser seguidos, todos hemos nacido para algo y si ese algo es ser seguidos seámoslo positivamente, seamos verdaderos líderes que creen en la capacidad de su equipo y ganaremos un equipo que vaya con nosotros a las batallas menos pensadas.

Se nos vino el 2014

Sé que este no es el primer post del año, lo cual me alegra muchísimo porque estoy retomando el blog como considero que merecen, pero quiero adelantar un poco lo que tengo en mente para este nuevo año, a manera de compromiso hacia ustedes que me leen y me han seguido desde que empecé con el blog.

Si bien sabrán, o no, una de las motivaciones más grandes es poder ser una diseñadora influyente a través de este blog, en que busco enseñar y hablar sobre temas del diseño de los que se tiende a no explicar, esos que se van aprendiendo con el paso del tiempo y la experiencia y que muchas veces se deja ahí, guardado. Busco enseñar a pensar antes de diseñar, motivar a cambiar el mundo diseñando y a invitar a ustedes, mis lectores,  a amar lo que hacen. Tenemos un gran poder, somos capaces de mover masas y cambiar al mundo con una campaña y para lograrlo bien debemos amar lo que hacemos y saber qué es lo que amamos.

Es por ello que les traigo este post, que se va haciendo tradición cada inicio de año, con lo que podrán encontrar en el blog para este 2014:

Impulsando a Diseñadores
A partir de este año inicia esta nueva serie de post, con el objetivo de dar un “impulso” a esos diseñadores, tanto guatemaltecos, como del resto del mundo, que están cambiando la forma de hacer las cosas y que con su talento, pasión y dedicación han hecho una diferencia. Diseñadores actuales o de viejos tiempos que trabajan de forma tan espectacular que se “deben” conocer.

Ir más allá
Desde análisis a sitios en que los diseñadores cuentan con bastante presencia, hasta post que permitan ir más allá con temas complejos como tipografías, estrategias, creatividad y tantas otras ramas de nuestro medio que cada vez es más importante conocer. Todo con publicaciones más frecuentes para permitirles dar mayor seguimiento al blog (que admito que por cuestiones de trabajo muchas veces se hace complicado publicar, pero este blog sigue aquí)

Tutoriales y más contenidos
Si bien aún estoy pensando en la forma en que los trabajaré, ya que puede ser desde un vídeo, hasta post con fotografías o ambas, podrán encontrar tutoriales y contenidos que de pronto les ayuden a enriquecer sus conocimientos, que puedan ir desde auto-aprender un programa, hasta proyectos relacionados a diseño o artes finales… en fin, son bastantes las opciones, ya con el tiempo les anunciaré a partir de cuándo los podrán encontrar.

Más inspiración
Tanto aquí en el blog, como en la fanpage o twitter se publicarán más enlaces, imágenes y contenidos que puedan servirles de inspiración en cualquier momento en que lo necesiten, con enlaces a diseñadores y agencias que estén haciendo una diferencia en el medio. Si bien esto es algo que desde hace ya algo de tiempo se debería hacer más, podrán encontrarlo ya como se debe en cada uno de los sitios.

Por último, más sobre mí
Siempre he considerado que es importante saber quién está detrás de las grandes ideas, después de todo eso es lo que hacemos o buscamos, y considero importante mantener esa idea también con el blog, así que daré a conocer un poco más sobre mis trabajos, mis experiencias y enlaces con el fin de que puedan conocer un poco más sobre lo que hago y la forma en que día con día pongo en práctica esto de amar lo que hago. (Pueden encontrar un poco más sobre mí aquí en el blog y en post que intentaré publicar cada cierto tiempo)

Ya como conclusión de este pequeño post para iniciar el año quiero darles las gracias a cada uno, si este blog ha logrado llegar a tantos países y personas ha sido por y ustedes, son la motivación para vivir diseñando y enseñando sobre este hermoso y apasionante oficio… diseñar. ¡Gracias!

Reinventarnos para ir más lejos

Me gusta pensar que como diseñadora formo parte de esa porción de la población que no dejó de ser niña y que aún despierta cada día sabiendo con certeza que mi trabajo es también mi pasión y mi hobbie, continúo siendo esa “oveja negra” de mi familia que jamás dejó de vestirse con un par de tesis, cabello desaliñado y playeras (aunque a veces me gusta cambiar a tacones, manteniendo por supuesto algún toque muy a mi estilo).

Creo que esto poco a poco se ha ido convertido en ese rasgo que nos caracteriza a los diseñadores y creativos, vivimos buscando no dejar de ser nosotros mismos, piercing, tatuajes… todo formando parte de un modo muy propio de vivir, que a decir verdad ME ENCANTA! y quiero dejar claro que tampoco pienso que quien no luce “loco” no es creativo, sino que me refiero en que hay algo en nuestra actitud y forma de ver la vida que debemos trabajar para que no nos abandone, sabemos reinventarnos sin perder nuestra esencia.

Soy del pensamiento de que no debo dejar de moverme, mi forma de ser y vestir se ha convertido en el reflejo de que soy yo misma y de la seguridad que tengo hacia lo que hago y lo que pienso y continúo defendiendo el punto que cada diseñador es capaz de grandes cosas si se lo propone, pero trabajemos en lo interior también, así como reinventamos constantemente nuestra forma de vestir, de peinarnos y hasta de hablar.

¿Por qué no reinventar nuestros propósitos? ¿O nuestros talentos? Cuento con mucha facilidad para aprender por mi cuenta, para aprender cosas nuevas y así como estudio actualmente para francés estoy empezando a trabajar en nuevos programas por aprender, en reforzar puntos en los que sé que me hace falta, en hacerme mejor en lo que ya hago, incluso estoy actualmente trabajando mucho por hacer de este blog algo más grande e importante en el medio ¿Por qué? Porque quiero ser reconocida por algo más que por mi forma de vestir y vivir de esa actitud de chica “rebelde” que siempre hizo lo que quería, porque al final de cuentas estoy viviendo de mi creatividad y mi talento, estoy viviendo de lo que amo y creo que con eso ya tengo una gran dicha por la que debo trabajar para mantener.

Levantemos la voz, démonos a conocer unos a otros y hagamos que nuestra actitud, nuestro estilo para diseñar y la forma en que nos reinventamos para alcanzar cada vez metas más altas nos lleven a la cima… y una vez que estemos ahí busquemos las estrellas. Podrá soñar trillado, podrá sonar a un post tradicional de motivación (Que en parte sí lo es) pero es también un post en el que me inspiré porque no quise hablar de teoría del diseño, quise hablar de nuestra actitud y nuestra fuerza, somos quienes comunicamos, somos quienes podemos lograr grandes cosas para las marcas que manejamos, no podemos detenernos, mucho menos estancarnos, “Quien no se frustra es porque no está avanzando” y lo digo citando a un amigo, porque en esa frase supo encerrar el sentimiento que tenía hasta el viernes en la mañana y me ayudó a convertirlo en la actitud que tengo el día de hoy… Actitud para no dejarme derribar ni rendirme, actitud suficiente para llegar lejísimos y que espero con este post generar en ustedes.

No lo analicen mucho, reinvéntense, no se detengan ni teman equivocarse, que al final de cuenta quien no se equivoca es porque no está corriendo riesgos, reinventarse no es perder su esencia, es renovar los propósitos, caminos y razones que los llevarán a donde quieran llegar.

¿Cómo evitar la eterna búsqueda de la aprobación de un arte?

Me atrevo a decir que todos como diseñadores nos hemos encontrado en más de alguna ocasión con ese interminable camino para recibir aprobación en alguno de nuestros proyectos, es decir… Ese eterno intento de enviar miles de propuestas y siempre recibir comentarios negativos y sugerencias de cambios porque entre las 50,000 opciones que se trabajan, nada se adapta a lo que el cliente tiene en mente. (Quienes no se han encontrado en estas situaciones créanme cuando les digo que les pasará, tarde o temprano pasará).

En estos casos, ¿Somos nosotros quienes no estamos dando lo mejor de nuestro talento? ¿Acaso estamos haciendo algo malo? ¿Es la inspiración la que está fallando? ¿O es que no estamos poniendo atención a lo que el cliente quiere? Cada una de estas respuestas tiene probabilidades de estar influyendo a lo largo del eterno proceso, pero no es nada que no pueda solucionarse (o evitarse) con una serie de tips y consejos para evitar caer en una situación de desesperación y desgaste que afecta tanto al cliente como a nosotros como diseñadores.

Veamos, repasemos lo que sucede generalmente en estos casos, tomando como ejemplo para el resto de post el desarrollo de un logotipo, generalmente es este el proceso:

Evitemos este ir y venir entre el cliente y nosotros, al menos en mi caso personal he intentado una serie de tips que me han ayudado a evitar extender el proceso (o a evitarlo en algunos casos) y son precisamente esos tips los que quiero compartirles para que cada día haya menos clientes y diseñadores atrapados en esta eterna búsqueda de una aprobación:

1. COMUNICACIÓN DESDE EL INICIO

Verifiquemos desde un inicio contar con toda la información necesaria para tener una idea más clara de lo que el cliente tiene en mente, una cosa que me ha ayudado en varias ocasiones es solicitar referencias del cliente que puedan ejemplificar un poco lo que espera de nuestro diseño, esto nos es útil, pues aunque las referencias recibidas no sean exactamente lo que nosotros somos capaces de diseñar, pero sí nos ayudan a ver el tipo de composiciones, jerarquías y hasta colores por los que se inclina el cliente en cuanto a lo que nos solicita. (Eso sí, dejemos claro que por más que una referencia les haya gustado no podemos hacerla igual).

2. EVITEMOS CANTIDADES INMENSAS DE PROPUESTAS

Al enviar propuestas de logos, por ejemplo, evitemos 2 cosas:
a. Enviar demasiadas opciones
b. Enviar propuestas en números pares
Esto puede sonar extraño, pero realmente es más fácil tomar una decisión cuando no contamos con tantas opciones a elegir y las propuestas que tenemos ante nosotros son un número impar (de preferencia 3 ó 5) porque de esta forma se evita caer en esos comentarios de regreso en que debemos combinar la tipografía del logo 1 con colores del logo 4, ícono del 2, pero con una forma más parecido al 8. Mientras menos opciones ve el cliente más fácil se hace la toma de decisión porque se entra en el proceso de descartar el que no le parezca por completo, el que podría funcionar con modificaciones y el que tiene más probabilidades de ser aplicado.

Descartemos nosotros mismos entre los logos que realicemos en el proceso de bocetaje y enviemos aquellos 3 a 5 logos que nos capturaron y enviémoslo siempre con racional para cada propuesta para que comprenda por qué estamos haciendo lo que proponemos.

3. QUE SIGA LA COMUNICACIÓN

Si recibimos comentarios como “No son lo que tenía en mente”, “Me gustan, pero probemos con nuevas opciones” o similares busquemos volver a reunirnos con el cliente, que nos cuente qué le gusto, qué no le gusto y por qué, ya que así podemos tener una base más amplia de información para el desarrollo de las segundas propuestas.

4. PIDAMOS OPINIÓN

Cada etapa de propuestas que debamos realizar pidamos siempre opiniones o comentarios, de esta forma nos aseguramos que las opciones que enviamos son entendidas y aceptadas por personas ajenas a nosotros mismos.

5. NO HAGAMOS SÓLO LO QUE EL CLIENTE PIDE, PROPONGAMOS TAMBIÉN

En ocasiones los comentarios del cliente pueden ser muy puntuales (Como lo que les digo de mezclar tipografía A con color C e ícono B con forma D), por lo que en las nuevas propuestas que enviemos en respuesta a dichos comentarios es muy recomendable hacer 1 opción que sí tenga esas mezclas solicitadas y otra con nuestra recomendación, ojo que cuando se llega a etapa 3 en adelante de las propuestas ya no es necesario enviar de 3 a más opciones, con dos que enviemos nos ahorraremos el exceso de opciones descartadas y facilitaremos a nuestro cliente la toma de decisión.

Para terminar este post digamos en pocas palabras que hay formas en que podemos organizarnos para evitar el proceso a toda costa, busquemos evitar el cansancio de este eterno proceso con el cliente, ampliemos la comunicación cuando sea posible, etc. Muchas veces puede o no influir mucho el tipo el tipo de cliente, pero en nuestras manos estará hacer todo lo posible por marcar límites y hacer todo lo posible por dar nuestras mejores opciones en cada etapa de propuesta (Esto se logra siempre y cuando no sea la etapa 17 de cambios… me ha sucedido y en memoria a esa eterna búsqueda de la aprobación escribo este post).

El llamado de mi conciencia a presentar mi portafolio

Creo que desde ya hace algo de tiempo empecé (de nuevo) en ese lapso en que dejo un buen tiempo sin escribir en este blog bendito que me llena de tanta satisfacción y orgullo al mismo tiempo, hasta que venía hacia mi casa, en mi carro y pensaba que no debería haber razón alguna para apartarme de este mi blog con el que tengo como meta brindar toda esa información de diseño que no se encuentra por otros rumbos, si mi meta es que este sea un punto conocido por todos los diseñadores (casi que de MUST-KNOW-IT) necesito que también lo sea para mí.

Así que ahorita estoy aquí, escribiendo bajo un llamado de mi conciencia que me recuerda que así como amo diseñar, amo postear en este blog que ustedes tanto han preferido. Así que escribo para aprovechar y darles un como update de mi vida en los últimos meses con eventos y acontecimientos de los que he tenido la oportunidad de formar parte.

El primero de ellos es sin duda alguna el Festival Antigua, famoso por reunir a muy buenos conferencistas y ser el vehículo perfecto para toparse con personas del gremio, este año tuve la gran oportunidad de ir con mi agencia a los dos días y les puedo decir que definitivamente fue una gran experiencia, el nivel de conferencistas de este año realmente dejaron grandes conocimientos en cada una de las charlas (aunque debo admitir que mi día favorito fue el sábado) poco a poco les iré transmitiendo algunos de los conocimientos de temas tocados esos días.

El Festival también me dejó una gran satisfacción de formar parte del gremio de la publicidad, algún día quiero ver mi foto entre los grandes diseñadores (sé que la veré), además que también me he determinado a hacerme aún más conocida en el medio para poder saludar a más gente el otro año (Metas definidas en parte por mi ego, pero metas al fin… hahaha) les dejo aquí el link por si quieren ver de lo que estoy hablando, es simplemente genial y si no han tenido la oportunidad de ir los invito a hacerlo, vale la pena.

Por último, les comento también que ya tengo mi portafolio en línea, no tan actualizado como quisiera, pero presentarlo a ustedes es también una forma de presionarme a actualizarlo, porque por el momento solo he tenido el tiempo de subir algunos trabajos destacados de mi trabajo anterior (de hace casi 2 años…)

En fin… he aquí mi portafolio, presentado a ustedes con mucho orgullo (y compromiso a actualizarlo como se debe).
Enjoy it!

 

Empezando el año como se debe

Sé que ya estamos llenos de mensajes que hablan de empezar el año con felicidad y muchas otras cosas por el estilo, pero en este caso quise titular el primer post del 2012 de la forma en que lo hice porque creo que no hay mejor forma de arrancar el año en el blog que con un post para agradecer, adelantar y demás! y es que quiero aprovecharlo para compartir un par de detalles, entre ellos dos de los propósitos que tengo para el blog (cuyos objetivos cuelgan ya de mi puerta desde hace un par de días) y es que.. este año quiero hacer oficial que estaré postrando de una forma casi semanal en el blog, esto para mantener cada vez más temas, inspiraciones y actualizaciones que, seamos honestos, me encanta escribir y al parecer les gusta mucho a ustedes leer, así que una constante actualización será como el agradecimiento por todas esas tantas visitas recibidas en el blog durante el pasado año, las cuales por cierto llegaron casi hasta las 23 mil, así que de todo corazón les digo: GRACIAS!! Son una verdadera motivación para mí.

Otra de los propósitos del año será también una nueva serie de actualizaciones de contenidos e inspiración a través de la Fanpage, Twitter e Impulsive Brain, así que permanezcan atentos.

Por último, les dejo un pequeño adelanto del próximo post, enfocado en diseño web sobre detalles que debemos tomar en cuenta como diseñadores a la hora de hacer un website, que van desde detalles que hay que tomar en cuenta hacia quienes los programan, hasta definición de estilos y elementos de diseño que deben ir de la mano y responder al público que nos pueda visitar y al que vayamos dirigidos. Les dejo un par de imágenes para que se han una idea de lo que verán en el próximo post.

No me queda más que despedirme, por el momento, pero les deseo también que tengan un gran inicio de año y que su pasión por lo que hacen siga creciendo, después de todo hacer algo todos lo días sin pasión es como aburrido no?.