La publicidad ha muerto, ¡que viva la publicidad!

header_PublicidadMuertaSe dice que la mejor forma de rendir tributo a algo que ya no está aquí, es siguiendo adelante, pero manteniendo vivo el recuerdo de lo que un día fue importante. Considero que esto es lo que terminaremos haciendo con la vieja publicidad.

Nos enfrentamos actualmente a una era en la que cada vez es más común escuchar frases como que la publicidad, tal y como la aprendimos y la conocemos, está cada vez más al borde de la extinción, confirmando nosotros mismos que ya nadie quiere saber de anuncios y publicidad, ni siquiera nosotros.

Aceptémoslo, ya estamos todos cansados de la misma publicidad, las mismas competencias entre las mismas marcas y las mismas “soluciones” a los mismos problemas, saturando medios que ya no vemos, anuncios en los que hace mucho dejamos de creer… seguimos viviendo en un ciclo interminable en el que las marcas quieren insistir en decirnos por qué, cuándo, cómo y dónde (e incluso con quién) podemos/debemos utilizar sus productos… ya es momento de despedirse de ese viejo rey, con viejas reglas que se niega a gobernar a un pueblo nuevo que, hace mucho tiempo, le dio la espalda.

No lo niego, somos publicistas, diseñadores, comunicadores y sí, esto significa que vivimos de la publicidad, lo cual significa que de nosotros depende si vamos a morir con el viejo concepto que veníamos conociendo o si estaremos entre quienes den un paso adelante para celebrar la larga vida de una era publicitaria que aún no conocemos y que aún no sabemos si sobrevivirá a una era tan cambiante como la actual. Es una era que está en nuestras manos descubrir y construir y no, no será un trabajo fácil.

Fue interesante escuchar en una conferencia a la que asistí recientemente, cómo varios de los expositores mencionaron y predicaron una nueva era en la cual las marcas dejaron de tener el control y pasaron los consumidores a ser quienes asumen el mando y nos dicen qué quieren y cómo lo quieren… ¿les estamos escuchando? Mientras muchas empresas cubren sus oídos e insisten en gritar 24/7 los mismos beneficios debemos comprender y abrir los ojos a la nueva Era Digital que ya está sobre nosotros, más acelerada y cambiante que cualquier otra revolución en la historia. Estamos atrapados en una era en la que las grandes agencias y empresas deben sí o sí evolucionar a un nuevo paso demasiado acelerado y demandante, corriendo el riesgo de dejar de dar a sus clientes lo que quieren y que entonces ellos inicien su propia empresa en la que sí den lo que una vez esperaban de nosotros.

La mala noticia es que ya no basta con tener redes sociales y un sitio web responsive… se trata de lograr estar 100% conectados, al igual que nuestros clientes, pero sin que ellos lo noten (¿Suena complicado no?) Es como dar un paso adelante para olvidarnos casi por completo de los mismos anuncios que venían funcionando, pero recordando que ya nadie cree en ellos, que nos lleve a pensar más allá, actuando y tomando decisiones sobre el eje en que ahora debemos hacer llegar nuestro mensaje a personas con nombre, apellido, gustos, intereses y PODER. Ya basta de considerar al “target” como masas y porcentajes.

No olvidemos que la Revolución Digital se caracteriza por tener personas y objetos conectados todo el tiempo entre sí, con suficiente poder como para destruir y construir cualquier cosa en cualquier momento con una palabra, dando así mayor credibilidad que nunca a lo que se dice de nosotros, que a lo que nosotros decimos de nosotros mismos. Las apariencias dejaron de engañar, el exceso de tecnología sí llega a agotar y se busca un balance perfecto entre avances tecnológicos y el toque humano que les recuerde sutilmente que el centro de todo ya no es consumir, ya no es el producto… ahora el centro son las mismas personas.

Muchísimas empresas empiezan a morir en el intento por conectar con estos clientes 100% conectados, bajo la errónea idea de querer continuar con el mismo mensaje que hace años en todos los medios y en las redes sociales de popularidad ¡ya está de más decir que esto no funciona! por ello, tanto nosotros como marcas, como los clientes que confían en nuestro trabajo debemos alejarnos de la publicidad tradicional y acercarnos a la nueva era. Esta Revolución Digital ya existe y está en un permanente cambio, sin embargo muchos sí van saliendo a flote y gracias a ellos se pueden hoy en día recopilar algunos consejos de expertos, conferencias, publicaciones y artículos sobre la reinvención de la publicidad, los cuales deseo compartir con ustedes esperando les sean de tanta utilidad y motivación como sea posible:

  1. Ya nadie quiere lo mismo… 
    Cada vez se hace más necesario que cambien los mensajes, las acciones, la forma de llevar a cabo los negocios e incluso las vías de comunicación. Estamos en una era en que todo es instantáneo, en que las ideas (lejos de agotarse) empiezan a parecer recicladas y los mensajes nuevos que rompen con lo tradicional logran atraer más miradas, reacciones y contenidos que los mismos mensajes de siempre (sin importar de dónde vengan)… De vez en cuando está bien poder ponernos de cabeza para buscar nuevos caminos.
  2. El poder y el control ya no lo tenemos nosotros 
    Aceptémoslo, de no ser por nuestros consumidores nuestra marca, producto o servicio no existiría y hoy en día, además de tener que reconocer este poder, debemos dar a los clientes el protagonismo, con el poder de decisión suficiente como para demostrarles que estamos aquí NO gracias a ellos, sino PARA Y CON ellos. Grandes empresas han llevado a cabo ambiciosos proyectos en que dejan todo en manos de sus mismos consumidores, permitiendo que sean ellos quienes les ayuden a construir la marca y los resultados nunca dejan de sorprender.Lego Ideas
    My starbucks idea
  3. Los medios ya no son independientes unos con otros
    Debemos dejar de pensar en digital y análogo como dos cosas diferentes y empecemos a abrir los ojos a esta nueva era en que TODO está conectado entre sí… lo mismo debe suceder con nuestro producto o servicio. No contar con una tienda en línea ya no es impedimento para digitalizar experiencias (y viceversa).
  4. Pensamiento global sin importar el tamaño de nuestro negocio
    Un buen ejemplo de esto es Herschel Supply, que desde Canadá, en pocos años, han conseguido más de 700,000 seguidores en Instagram y han logrado hacer de su marca un hermoso placer visual que incluso llegas a sentir que necesitas, pagando a personas en todo el mundo por utilizar y promocionar sus productos a través de hermosas fotografías bajo el #WellTravelledHerschel Supply Company
  5. Si no lo hacemos nosotros, alguien más lo hará
    Es tan alto el nivel de demanda, compromiso y poder que tienen los consumidores sobre las marcas, que muchos empiezan a responder muy positivamente a las mismas. Ejemplo de ello es My Girls, de Adidas, en la que incluso pasó a un segundo plano la promoción y venta de sus artículos (aunque obviamente sigue presente) y tomaron el protagonismo las historias reales de mujeres que practican deporte con la que sus consumidores sí se pueden sentir identificados, conectando así a la marca con historias y necesidades de mayor cercanía y realismo. Construyendo así una más transparente y mejor relación entre marca-consumidor.My Girls Adidas
  6. Evolucionar vs Unirnos a la revolución
    Nuestro producto o servicio no llega a estar obsoleto a menos que dejemos de llevar el paso de la revolución a la que nos enfrentamos. No solo debemos utilizar la tecnología para hacer las mismas cosas de siempre, pero con más información y datos… aprovechemos todo a nuestro favor para ir muy adelante del resto. Revolucionemos y reinventemos nuestra propia marca permanentemente y sepamos responder a nuestro favor ante cualquier oportunidad o amenaza que se nos presente.

  7. Poder! poder! poder!
    Demos el poder a nuestros consumidores, demos poder a sus ideas y transmitamos mensajes con poder, que dejen de ser simplemente los mismos mensajes en que hablamos sin parar sobre nosotros mismos. El poder y los beneficios de esta decisión vendrán por sí mismos si hacemos las cosas bien. Buen ejemplo de ello es Justfab, dando a sus consumidoras la ventaja casi imposible de creer de comprar cualquier artículo que deseen por una membresía mensual… Su crecimiento ha sido sorprendente en los últimos años, o el caso de Always, que incluso se hizo viral y ganó muchísima aceptación después de dar un nuevo y poderoso sentido al concepto #Likeagirl.JustFab

  8. Se vale romper con todo lo que hemos dicho sobre nosotros mismos
    Estamos en una era en la que los cambios son cada vez más constantes y esto debe aplicar también para nuestra marca. Estar siempre en fase Beta es algo que nos permite dar nuevos pasos, tomar caminos que posiblemente nunca imaginamos tomar y arriesgarnos… Reinventarnos puede ser la única forma de no morir y ser devorados por la revolución. Escuchemos y conozcamos a las personas que creen en nosotros, incluso a las que no, y sabremos qué decir.

Por último… no nos dejemos intimidar, que en nuestras manos está si lloramos la muerte de la publicidad o nos inventamos una muy larga vida para esta interesante y retadora nueva era.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s